Iznate, paraíso de la Axarquía

El viajero que se acerque al pueblo malagueño de Iznate se encontrará, nada más llegar, con un paisaje serrano elevado sobre la Loma de Barcos, en un terreno suavemente ondulado de viñedos, olivos y almendros, con hermosas vistas a las sierras de la Axarquía. Es un pueblo con aires moriscos, de calles laberínticas, fuertes desniveles y casas con encaladas paredes. El nombre del municipio procede del castillo de Iznate, ya desaparecido. La plaza principal del pueblo está decorada con unos curiosos mosaicos, y tiene un mirador desde el que se puede ver Marruecos en días despejados. La Iglesia de San Gregorio VII es del siglo XVI y posee un importante patrimonio.

Iznate es uno de los principales productores de uva moscatel y pasas, y merece la pena darse un paseo por los campos de cultivo que rodean el pueblo para disfrutar del paisaje agrícola. El primer sábado de agosto se celebra la Fiesta de la Uva Moscatel (declarada Singularidad Turística Provincial), con actuaciones de cuadros flamencos, degustaciones de especialidades gastronómicas de la zona y una misa rociera. Existe una rica gastronomía en Iznate, entre cuyas preparaciones tradicionales se puede disfrutar de los hornazos, la sopa de maimones (sopa de ajo y pan) o el ajoblanco.

La Iglesia de San Gregorio VII es el edificio más destacable de Iznate. Alberga un óleo de San Francisco de Paula atribuido a la escuela de Rivera, y una imagen de una Inmaculada policromada datada en el siglo XVII. Es un edificio de planta cuadrangular, en cuyo exterior están representados San Pedro, San Juan y el escudo de Gregorio VII. El pueblo cuenta también con tres fuentes árabes: El Encime, los Tres Deseos y la Moguera.

Para llegar al pueblo se toma la autovía A7 desde Málaga dirección Motril, y antes de llegar a la localidad de Vélez-Málaga se toma la MA-177 dirección Cájiz.

18 octubre, 2012

Deja una respuesta