El auge de las terrazas en Málaga

El auge de las terrazas en Málaga

Gracias a la buena climatología que disfrutamos en Málaga, las terrazas se han convertido en la principal fuente de ingresos de la hostelería malagueña, y los negocios se esfuerzan por ofrecerle a sus clientes algo más. Uno de los establecimientos que han realizado algunas mejoras para diferenciarse de la competencia, es El Balneario, aumentando la calidad de su oferta con actuaciones musicales y teatro en directo.

Entre el 60% y el 70% de la facturación que se realiza durante los meses de primavera y verano, procede de los pedidos en las calles, según afirma José Porras, presidente de Amares (Asociación Malagueña de Restauradores).

Actualmente, la cifra total de terrazas que invaden las calles de la ciudad se desconoce, aunque según el Ayuntamiento de la ciudad hace tres años había unas 700, cifra que ha subido de forma considerable.

A todo esto hay que sumar un cambio en la tendencia, ya que muchos clientes prefieren estar fuera de los locales, incluso cuando hace frío.

El auge de las terrazas en Málaga

Málaga es una ciudad que hace vida en la calle, tanto los malagueños como los turistas. Según Porras, los empresarios han apostado por mobiliarios y equipamientos mejores y más acordes con los nuevos tiempos.

Asimismo, desde que se prohibió fumar en el interior de bares y restaurantes, ha habido un auge de todo un subsector de suministros enfocado a las terrazas, como la venta de las estufas, que han ido evolucionando con el paso del tiempo.

Málaga todavía puede avanzar en este tema y llegar al nivel de otras grandes ciudades como Madrid, donde se pueden ver terrazas espectaculares, acristaladas, perfectamente acondicionadas, con suelo radiante y otras tecnologías.

Otra de las empresas que están aprovechando esta tendencia son algunas empresas tecnológicas que venden soluciones para PDA o “smartphones” que mejoran la comunicación con la barra o la cocina para agilizar pedidos.

El auge de las terrazas en Málaga

El Centro Histórico y algunos barrios como Teatinos han sido las áreas de la ciudad donde más han proliferado las terrazas en los últimos años. El área del Muelle Uno y el Palmeral de las Sorpresas, desde que se abrió el Museo Pompidou, se han instalado varias franquicias y restaurantes independientes que compiten por atraer a los paseantes en esta zona que habitualmente acoge actividades y conciertos de bandas locales al aire libre.

Hace varias semanas El Balneario, en los Baños del Carmen, realizan representaciones teatrales todos los jueves, una  acción que se suma a las actuaciones de música en vivo los sábados y los domingos, y a las veladas con piano. El responsable de este negocio, Gerardo Lumbreras, ha buscado darle un “aire diferente” al establecimiento, que une la cocina tradicional con el sushi de Benjamín de la Mata y una barra especializada en cócteles.

Otras terrazas de moda son las situadas en las azoteas de algunos alojamientos, que además tienen como ventaja unas magníficas vistas. El último local que se ha unido a esta moda es la Alcazaba Premium Hostel, de la calle Alcazabilla, cuya panorámica compite con las del Hotel Molina Lario, el AC Málaga Palacio o el Room Mate Larios, entre otras.

6 julio, 2015